suplementos nutricionales herbales comprar kamagra Remedios homeopáticos cialis 20 píldoras de pérdida de peso segura

Capadocia, una belleza de Turquía

Pablo 11 octubre, 2014 0

capadocia

Cada vez más argentinos visitan Turquía. Este bello país ha entrado en el corazón de los turistas argentinos. Por ello, si uno quiere completar un viaje por Turquía desde Argentina puede contactar con Pride Viajes Estambul, una agencia de viaje ubicada en Estambul. En esta agencia se organizarán los mejores viajes por Turquía para los argentinos.

A la Capadocia se puede llegar en avión hasta Kayseri, y luego por carretera, o en un viaje organizado en autocar o taxi desde Nevsehir o Ugrup. Recomiendo pasar un par de noches en uno de los hoteles de las cuevas. Además, se deben visitar las ciudades subterráneas de Derinkuyu y Kaymakli, el cañón de Ilhara y las iglesias bizantinas en el interior de las cuevas.

Una de las maravillas de Turquía que más turistas acoge es la Capadocia, una enorme y aislada meseta del centro del país, dominada por el extinto volcán de Erciyesdagi. Sobresale como una zona con una geología extraordinaria, con cuevas, “chimeneas de hadas” y paisajes inolvidables.

Las frecuentes erupciones que acontecieron lo largo de millones de años cubrieron la mayoría de la meseta con toba, una roca blanca compuesta de la ceniza volcánica, que a su vez se erosionó a lo largo del paso de los años  creando singulares colinas cónicas con una espectacular gama de colores: blanco tenue, amarillo, violeta, rojo y rosa.

El viento, la lluvia y la nieve han esculpido estas colinas en una sublime variedad de formas, algunas de hasta 50 metros de alto. Estas “chimeneas de hadas” se forman debido a que la roca más dura que se encuentra sobre la toba impide la erosión en la parte superior, mas no en los lados. Finalmente, la parte superior cae y el resto de la chimenea se erosiona. A causa de sus gruesas paredes, son frescas en verano y cálidas en invierno.

Por último, hay que recordar que los valles de Göreme e Ilhara tienen un buen número de iglesias, capillas y monasterios esculpidos en la roca, a veces bajo tierra y a veces sobre ella, y muchos de ellos todavía conservan su decoración bizantina.