suplementos nutricionales herbales comprar kamagra Remedios homeopáticos cialis 20 píldoras de pérdida de peso segura

Trujillo – Palacio Municipal o Alhondiga

Pablo 3 agosto, 2014 0


Trujillo

¿Alguna vez has encontrado el término Alhondiga? ¿ Sabías que pertenecía al vocabulario de la época medieval? Pues sí, ya incluso en el período árabe (de donde procede el denominativo “alhondiga”), se utilizaban como establecimientos donde se almacenaban todo tipo de granos para su posterior venta: trigo, judías, maíz, avena, cebada, etc.

Pues bien, la alhondiga de Trujillo es hoy sede del Palacio Municipal. Lo que servía como base para abastecer el pueblo de alimentos es, desde 1888 , edificio del ayuntamiento de la ciudad.

“ Primero de setiembre de 1556, la muy leal ciudad de Trujillo mandó hacer y se comenzó esta alhóndiga siendo Corregidor y Regidores y Diputados los ilustres señores Pedro Riquelme de Villaviciosa, Corregidor y Pedro Suárez de Toledo y Juan Pizarra de Orellana”. Esta es la frase que enuncia nuestra entrada al Palacio Municipal, escrita sobre la puerta principal de granito muy fino, estilo renacentista y adintelada.

Tras dejar atrás los antiguos almacenes de cereales, llegamos hasta  un patio de preciosas columnas pareadas de estilo toscano. Sin embargo este no fue el único nombre que se otorgó a tan curioso edificio, también se le conocía como la “Casa de las Comedias”. Y es que en este mismo patio se llevaban a cabo diferentes obras teatrales.

Antes de llegar hasta la segunda planta, nos toparemos con una escalera que se bifurca donde preside, de forma majestuosa, la estatua de Diego García de Paredes, el “Sansón Extremeño”.

Aquí encontramos lo que hoy es la Sala Capitular, de sencilla pero preciosa decoración.

La Alhondiga de Trujillo es uno más en la lista de ejemplos que encontramos alrededor de toda la ciudad haciendo referencia al paso de culturas que ha sufrido Trujillo durante tantos siglos, hasta llegar hoy día a emplazar el ayuntamiento del pueblo en los antiguos almacenes que darían de comer a sus habitantes.