suplementos nutricionales herbales comprar kamagra Remedios homeopáticos cialis 20 píldoras de pérdida de peso segura

Las nuevas actividades de verano condicionan el destino vacacional elegido

Pablo 14 agosto, 2015 0

Cada vez más, la variedad de tipos vacaciones que uno se puede llegar a plantear dentro del estado español son enormes. Si hasta hace no mucho las opciones eran mar (significando Mediterráneo) o montaña (significando excursión al uso a cualquier zona montañosa del país), en la actualidad esto ha cambiado. Ya sea por la actitud de las nuevas generaciones a la hora de viajar que han obligado a aumentar la variedad del panorama turístico nacional o viceversa, a día de hoy no se puede tachar de exagerado el decir que uno tiene todo lo que necesita dentro del país.

Sirva como ejemplo de este nuevo estilo vacacional la proliferación de actividades deportivas para turistas de otras zonas de España en la franja norte de la costa española. Ya sea Asturias, Cantabria, País Vasco o Galicia ofrecen una multitud de opciones a la hora de mezclar paisajes naturales con actividades físicas al aire libre. Y de entre ellas, posiblemente sea Galicia la que ofrece una mejor combinación de los tres elementos clave: paisaje, actividades y precio.

Obviamente, el Camino de Santiago siempre es una buena opción para llegar hasta tierras gallegas y comenzar un viaje por la esquina noroeste de la península. Una multitud de rutas (como la de Invierno, o el Camino del Norte) que se pueden hacer también a caballo o en bici ofrecen la posibilidad al viajero de colocarse en Galicia con una buena experiencia ya en la mochila y mentalizado para seguir con todas las actividades que uno quiera: kayak, barranquismo, puenting, caminatas por la montaña…

Otra de las que sin duda guarda en la actualidad un mayor tirón entre el público nacional es la opción de acudir a uno de los varios campamentos de surf para adultos que se ofrecen en varias zonas de la costa occidental de Galicia, en la franja que recorre de A Coruña hasta la frontera con Portugal. Dichos surfcamps ofrecen la posibilidad al turista de acercarse hasta un pequeño pueblo de la costa gallega y compartir con otros viajeros la experiencia de aprender a surfear olas en el mismísimo Atlántico, una experiencia sin duda única, tanto dentro como fuera del mar.

Primeramente, uno de los puntos más atractivos para los que llegan a estos campamentos de surf es la fama de la gastronomía gallega. Además, teniendo en cuenta que todas estas escuelas se encuentran en primera línea de costa, la facilidad para acceder a pescado y marisco recién capturado y a un precio más asequible que en cualquier otra parte es total. Luego, la climatología mucho más benévola de la costa gallega entre los meses de junio y octubre también ayuda a facilitar la llegada de cada vez más gente a estos surfcamps, más jóvenes quizás que los de la costa vasca pero con unos precios más asequibles y alejados además de masificaciones innecesarias.

Por otra parte, está la propia experiencia surfística, que también atrae a personas de todas las edades para iniciarse en la práctica de este deporte en los surfcamps gallegos. Aunque más que deporte se deba considerar al surf una disciplina que, además de actividad física, incluye ciertos valores éticos y, sobre todo, una mirada diferente al mundo. Especialmente porque es mucho más fácil mirar al mundo con buenos ojos y estar en armonía con él después de haberte pasado una o dos horas entre las aguas del Océano Atlántico o del Mar Cantábrico, entre olas, corrientes y compañeros. Y es que el surf, ofrece también esa parte de relajación y liberación del estrés que tanta gente busca en sus vacaciones.

Además, ni que decir hay, que tras una buena semana o semanas de surfcamp, tras los buenos momentos, las risas, la buena comida y el deporte, quizás entre lo más importante de lo que se lleva uno es el conocimiento del mar y de como tratarlo con una tabla. Y así, por qué no, siempre tener la opción de escaparse a la costa gallega, alquilar una tabla y relajar un poco el ritmo de vida entre olas y golpes de mar.